jueves, 1 de diciembre de 2016

Constantin Stanislavski
 o la continua  innovación del actor

David De los Reyes 


Resultado de imagen para stanislavski



No hay pequeños papeles, sólo hay pequeños actores,  frase que el gran actor ruso, Konstantin Stanislavski (Moscú 1863-1938),  repetiría muchas veces como director frente a los actores de la compañía  Teatro de Arte de Moscú. En el teatro, no por los grandes personajes es que crecen los actores, son los actores los que dan vida y credibilidad con la disciplina de su arte a los personajes ficticios de una obra.
            Dentro del teatro del siglo XX, Stanislavski  fue quien más  dedicó  su talento y  tiempo a descifrar las múltiples posibilidades del cambiante arte del actor. Se le ha identificado con un método de actuación, apreciación de la que  renegaría en 1936,  dos años antes de su muerte. Repudió  cualquier intento de codificar su sistema de la preparación del actor. Únicamente encontraría respuestas a las dificultades de la actuación a través de su concepción de la naturaleza orgánica creadora de la acción teatral; fue lo que llamaron posteriormente discípulos, continuadores y otras escuelas de teatro el método Stanislavski,  un lema para vender  y garantizar  cierto prestigio a quienes impartía dicha enseñanza; son a quienes se les llamó, peyorativamente, actores de método; era una estatización  de la continua invención y creación orgánica de la actuación, con la que se identificó nuestro afamado actor ruso.
            Sus  ensayos comenzarían por describir lo que él llamó la lógica y secuencia de sentimiento. ¿En qué  consistía? El actor, ante su personaje,  se encontraba desnudo de palabras y   pedía  que lo interpretase mediante la pura acción  para encontrar la línea interior del movimiento escénico,  captando así a  su personaje a través de su cuerpo y de sus músculos. Una vez obtenido esto, el actor  sabía ya  qué era lo que debía aspirar para su representación. Ello le daba finalidad, razón a su actuación y era el  momento de búsqueda para  el desarrollo de su arte en la escena. Era encontrar la idea dominante y el hilo de la actuación, dos elementos donde apoyó su arte teatral. Más que dedicarse a explicar lo que no se debe hacer se explayó en  mostrar el cómo  lograr los resultados requeridos.
            Actor que se sometió al dictamen de la obra escrita, siempre desconfió de los productores y actores que no vacilaban en trastocar, cambiar, adaptar y hasta destruir la labor del dramaturgo.  El dramaturgo sería el único legislador  en la escena. Si esto se hubiese asumido en toda su fuerza muchos de los experimentos y desarrollos del arte teatral no se hubiesen dado en el siglo XX; se hubiese limitado  al teatro a permanecer dentro del naturalismo stanislavskiano.
            Sin embargo buscaba autenticidad en la escena y odio mortal contra toda falsedad teatral.  Comprendió que gracias a ese mismo rechazo de la superficialidad en la actuación  logró   acercarse al pleno sentido de lo que debe ser la vida del artista.  La llamó el camino de la verdad y éste  dio origen al sentimiento y por el sentimiento surgía  la intuición creadora que necesitaba para su trabajo personal. ¿Cómo puede esperarse, pues, que piense en amor, sin hablar de experimentar las sensaciones de amor, en tales circunstancias?  Búsqueda de una concentración  lo más completa posible de la naturaleza física y espiritual  del actor.  En el teatro hasta la mentira más obvia debe convertirse  en verdad para ser arte. En el arte, todo aquel  que no avanza siempre retrocede.
            Su teatro está dirigido a la gente común.  Estaba convencido que el  teatro como institución sólo merecía existir mientras no se separase de esta afirmación.  Consideró  demasiado importante la influencia ejercida por el actor ante su público, sólo a través de esa relación era que se justificaba el acto creador de la escena. La misma palabra griega actúo (ago - ago)   nos  refiere a la fuerza  de la palabra-sentimiento lanzada al público desde el escenario.  La fuerza  del pensamiento  de un actor estalla como una bomba con alta carga explosiva entre la gente.
            Exigía, para crear  una compañía  de teatro,  que todos los actores que la conformasen  tuvieran el mismo nivel de educación. Todo  dirigido a obtener  un resultado fundamental: crear actores que hubiesen sido entrenados en el espíritu del verdadero arte; actores  creadores, alejados de  la mera imitación y de la acción farsante: actores maníaco ignorantesla más grande sabiduría es la comprensión de la propia ignorancia.
            Stanislavski hizo de su vida artística una continua búsqueda de belleza:  no hay nada en el mundo más ávido de belleza que el alma humana.  Y la alegría que inspiró a su trabajo fue  el motor de aquella búsqueda: Vigilaos, y advertiréis que vuestro talento crece sin cesar, si empezáis el día con un sentimiento de alegría por poder vivir dentro  del trabajo que amáis.

Stanislavski, Konstantin, 1980: El arte escénico. Ed. Siglo XXI, México.
                                            1981: Un actor se prepara. Ed. Diana, México.
                                            1981. Manual del actor. Ed. Diana, México.