jueves, 1 de julio de 2010

El veneno del arroz con pollo o la exhumación de Bolívar

David De los Reyes





Advertencia: este artículo fue publicado en noviembre de 2007. Lo colocamos aquí para reafirmar nuestra posición frente a la exhumación del señor Simón Bolívar. No se ha modificado nada en relación a su anterior publicación.


La nueva noticia premium del locutor de Miraflores es la del envenenamiento del libertador de América por la corona española de aquellos tiempos. Creo que al preclaro líder onírico le falto algo más. Que también estuvieron implicados los oligarcas colombianos, pues ellos fueron quienes pusieron cicuta en el arrocito con pollo del general de marras. Por tanto fue una confabulación imperialista global, pues además de estos actores también debieron estar implicados los agentes de la CIA de Jefferson, que dieron los aportes para la compra del gotero y poder llevar a cabo tan peligroso crimen.
Esta noticia debería ser tomada como la más importante para la historia patria desde aquel 5 de julio de 1811. Por tanto considero que mientras no se resuelva esta incognita, el país debe pararse en pie, dejar de ir a trabajar, salir a marchar por el esclarecimiento de ese suceso histórico y, por tanto, anular el proceso de reforma dictatorial que tiene a todos los venezolanos y al mismo locutor de Miraflores completamente atribulados.
La muerte del libertador tiene que esclarecerse. Hay que dar todos los recursos necesarios a todos los investigadores internacionales y patrios para llegar a una solución absoluta y definitiva. Para esto, lo primero que hay que hacer es ver si aún quedan huesos en el sarcófago que contiene los restos del cadáver que se encuentra en el Panteón Nacional. Pido que para ese momento se halle presente nuestro locutor de Miraflores y que nos de la noticia en vivo y en directo por todos los medios incautados que posee a su disposición. Una vez esclarecido el hecho podríamos volver a iniciar nuestras actividades habituales en la patria bolivariana. Pues si no se resuelve tal interrogante patriótico, cómo podremos resolver la escasez de leche, huevos, carne, el abandono de la educación y sus planteles, los sueldos de miseria del pueblo patriótico, los huecos de las calles, el problema de la basura y sus epidemias, la inseguridad ciudadana, la muerte endógena en los hospitales, la desactivación de la industria petrolera y otros rubros de primera necesidad social para el habitante de la nación?
Desempolvar la tumba, hacer pruebas genéticas en los huesos, rastrear las posibles sustancias asesinas que esos restos puedan tener, nos llevaría a desarrollar tecnologías de punta en el área de la genética forense y esclarecer que la historia siempre tiene la razón, que el muerto si muerto, muerto está.
Pero el trabajo de investigación bolivariana no queda ahí. Creemos que deberíamos chequear otras tumbas para hacer más creíble aún el dictamen y diagnóstico forense bolivariano. Para eso, como podemos ver, son varias los muertos a examinar. Además de la tumba del doctor que atendió al general liberador de América, y que debe ser el principal sospechoso, también debería examinarse las tumbas de todos aquellos que estuvieron presentes en San Pedro Alejandrino alrededor de la fatal fecha del deceso de nuestro Señor de la Patria. Desde los amos oligarcas de la casa hasta los lanceros patriotas y los esclavos bolivarianos que rondaban por ahí. Creo que podríamos notar que muchos de ellos estarían implicados en ese complot imperial donde se podría ver muy de cerca los tentáculos larguísimos de la corona española y su malévolo poder extendiéndose aún hoy a través del representante actual mandando a callar a un hijo de zambos por la latitudes de Chile en la América liberada. ¿Dónde se ha visto eso en nuestra patria? ¿Acaso cuándo el correcto uso del lenguaje, por parte de los dialécticos mestizos revolucionarios, se ha mostrado descalificador con sus adversarios o con sus compañeros de viaje? Nunca!
Comprendiendo que esta es la incógnita más importante para la legitimidad de un régimen bolivariano, consideramos que no se de sosiego hasta alcanzar la verdad verdadera de la cicuta del imperio español puesta en el arroz con pollo del Libertador. Para eso reclamamos que se interrumpa toda actividad pública, entre ellas, reiteramos, la votación del referéndum del 2 de diciembre por no tener claro si es una cuartada del imperialismo fascista español o del bolivarianismo revolucionario camuflado de demócrata a través del locutor de Miraflores. Estaremos pendientes de las próximas declaraciones al respecto. Buen provecho y cuidado con el arroz con pollo!






Colocado y tomado de http://ddlreyes.spaces.live.com/?_c11_BlogPart_BlogPart=blogview&_c=BlogPart&partqs=amonth%3d11%26ayear%3d2007